Protocolo GESCOMER para el fomento y reconocimiento de buenos hábitos higiénico-sanitarios en el comercio no sedentario.

Dicen los expertos en psicología que una persona necesita entre 21 y 66 días de práctica consciente de un hábito para que éste quede “automatizado” y pase a ser un comportamiento habitual en esa persona. Recuerdo cuando no era obligatorio el uso del cinturón de seguridad al conducir un vehículo. Cuando ya lo fue, la publicidad y los consejos que se nos daban casi siempre nos llevaban a relacionar que al entrar en el vehículo lo primero era ponerse el cinturón de seguridad antes de emprender la marcha. Un hábito, un gesto, sencillo que ha ayudado a salvar muchas vidas desde entonces.

Dicen los expertos también que una de las maneras para que un hábito sea adquirido por más tiempo y con más intensidad en las personas es gracias al reconocimiento, recompensa o premio. Los que somos padres lo sabemos muy bien cuando queremos que nuestros hijos actúen de una forma determinada para su propio bien. El mundo del deporte utiliza muy bien esa figura del reconocimiento al hacerlo no solo con los que reciben los premios que podríamos denominar mayores, sino que también cuando se premia y reconoce adecuadamente el esfuerzo o la participación.

En esta etapa de nueva normalidad nos toca convivir con un virus que no ha desaparecido y que no lo hará, en principio, hasta que aparezca una vacuna eficaz contra él. La fecha de la llegada de la vacuna no está en nuestras mano adelantarla, pero lo que sí está en ellas es el de adquirir una serie de hábitos higiénico-sanitarios saludables que minimicen en la medida de lo posible la transmisión del virus y su impacto tanto en el ámbito personal, nuestra familia, amigos y entorno más cercano, como en el ámbito profesional, con nuestros compañeros de trabajo, clientes, proveedores etc.

GESCOMER ha tomado la iniciativa en este aspecto al confeccionar un protocolo de buenas prácticas higiénico-sanitarias para el comercio no sedentario basado en una serie de criterios que permiten al comerciante adquirir una serie de hábitos prácticos, útiles y perdurables sobre esa cuestión. El comerciante empresario podrá́ autoevaluar el grado de cumplimiento de esos criterios completando un formulario al efecto que le guiará a través de una serie de preguntas relacionadas con aquellos. Una vez satisfechos los requisitos necesarios, se le otorgará al comerciante un certificado que le reconoce como COMERCIO SEGURO. Un reconocimiento que premia el esfuerzo del comerciante al participar voluntariamente en esta iniciativa y que representa una evidencia del compromiso que tiene con los trabajadores, con sus clientes, proveedores, simpatizantes y con la sociedad en general.

mascarilla protocolo higienicosanitario

Resumiendo, con la adhesión a este protocolo, el comerciante conseguirá́:

  • Cumplir con la legislación vigente relativa a la higiene y medidas protectoras de la salud en el comercio.
  • Una mayor percepción de calidad e higiene por parte de usuarios y clientes.
  • Adquirir unos hábitos higiénico-saludables útiles y duraderos.
  • Diferenciarse frente a otros comerciantes no adheridos.
  • Mejora de la reputación del comercio y del mercado donde tiene su establecimiento.
  • Aumentar la percepción de profesionalidad por parte de usuarios y clientes generando confianza en el comprador.

Ahora, los empresarios y trabajadores del comercio no sedentario cuentan con una guía, unos criterios claros y adaptados expresamente a su sector que le permiten conocer en que medida actúa conforme a esos criterios para que pueda modificar, mejorar, aquellos que no se ajustan y potenciar los que sí, garantizando que el ejercicio de la actividad se hace de una manera higiénicamente segura.

Ahora, los empresarios y trabajadores del comercio no sedentario pueden mostrar a la ciudadanía su compromiso con la sociedad entera aportando su grano de arena para erradicar o al menos minimizar los efectos de la pandemia en la que nos encontramos y, al mismo tiempo, mostrar su profundo respeto por los fallecidos y sus familiares así como por el personal sanitario o las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado y el resto de profesionales que han estado y están en primera línea frente al virus.

Pau Escobosa

Ingeniero y Psicólogo

Secretario Técnico

GESCOMER